Peligro en Bolivia por un posible terremoto

La predicción de un posible terremoto de hasta 8,9 puntos en Bolivia, difundida por la revista Nature en París y Londres, generó grandes temores entre los ciudadanos del país andino. Según los sismólogos locales, los bolivianos no están preparados para enfrentar el temblor que anticiparon los expertos en Europa.

La noticia difundida por la revista Nature generó cierto grado de alarma en Bolivia, ya que terremotos de semejante magnitud son desconocidos en el país.

“Definitivamente ahora no estamos preparados para un sismo”, declaró la directora del privado Observatorio Sismológico de San Calixto, María Estela Minaya, consultada por el reciente informe de la revista científica británica que alertó sobre un posible terremoto en Bolivia.

El especialista estadounidense Michael Bevis concentra su atención en el Chaco boliviano, que colinda principalmente con el Paraguay y Argentina, y donde existe la falla de Mandeyapecua. “La falla va a romper en cinco partes diferentes, en cinco sismos diferentes. Para mí es más probable que cada uno sea de hasta 8 u 8,3 grados”, agregó el especialista.

Bevis, docente de la Universidad del Estado de Ohio y especialista en geodesia y geodinámica que coopera desde hace siete años con el Instituto Geográfico Militar y el Observatorio San Calixto en La Paz, declaró que en esa zona “cada año hay un movimiento de un centímetro. Estos movimientos casi siempre significan que la tierra se está preparando para un terremoto. Es como un resorte”.

El sismo “va a afectar una zona extensa” que incluye el norte argentino, el noroeste paraguayo, el oeste brasileño y los Andes bolivianos, según el especialista. En el lado boliviano, en la zona en peligro, habitan unas 2 millones de personas, principalmente en la ciudad de Santa Cruz, capital económica de Bolivia.

Según Bevis “un sismo de 8 es muy grande. Si hay cambio de una magnitud, significa 30 veces más de energía. Si se produce un sismo máximo de 8,9 significaría que es similar al del 27 de febrero de 2010 en Chile”, recordó.

“Lo que no se puede predecir es la fecha en que se producirá”, replicó por su parte Minaya, quien acotó que “hay que tomar medidas de prevención, reconocer que hay un problema, aunque no sabemos cuándo será”.

En Bolivia no existe ningún reglamento que obligue a la construcción anti sísmica. De hecho, no existe ningún tipo de seguimiento estatal de la actividad sísmica, que sólo se hace en San Calixto, que funciona con fondos privados y ayuda científica internacional.

En la historia sísmica de Bolivia se registraron varios temblores. El más fuerte fue el reportado el 9 de junio de 1994, de 8,4, al norte de la ciudad de La Paz, pero que fue a 630 km de profundidad, por lo que no produjo víctimas.

El que dejó mayor devastación fue el del 22 de mayo de 1998, cuando un sismo de 6,5 se registró en el centro de Bolivia, en los poblados rurales de Aiquile, Mizque y Totora, y mató a unas 80 personas, por el desplome de casas de barro..

Tags:

About Italamia, Tálsavek