Científicos calculan que pronto ocurrirá una gran tormenta solar

Auguran fallas importantes en sistemas de comunicación digital y redes eléctricas en varias partes del mundo

Magnetismo peligroso que podría ocasionar una tomenta solar | Infografía El Nacional

El Sol ha sido, desde siempre, uno de los cuerpos celestes que más ha fascinado a los científicos por los fenómenos que ocurren en su superficie. Es precisamente eso lo que mantiene en alerta a expertos de todo el mundo, luego de que científicos de la NASA dijeron que esperan, entre finales de 2011 y principios de 2012, una gran tormenta solar, cuyo impacto podría causar daños de consideración en distintos servicios de los que se sirve el mundo.

A mediados del siglo XIX los astrónomos descubrieron que el Sol tenía períodos de actividad cíclicos que duraban 11 años en promedio. Cada ciclo tiene un punto de actividad máxima, que comienza con la aparición de manchas en la superficie del Sol, algunas de las cuales pueden ser observadas con telescopios aficionados.

“Cuando las manchas solares comienzan a aparecer se espera el inicio de un período de actividad solar intensa. Pero, cuán intensa va a ser esa actividad es algo que no se puede predecir con exactitud. Hasta ahora, los expertos en la materia calculan que mientras más manchas solares haya, más grandes sean y más frecuentemente aparezcan, más fuerte serán las tormentas que deriven de ese ciclo en específico”, explicó Marcos Peñaloza-Murillo, profesor asociado del departamento de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad de los Andes.

En esa etapa de la tormenta, en la corona del Sol ocurre gran cantidad de explosiones en las que se eyectan toneladas de combustible. Todo este material viaja por el espacio en un fenómeno denominado viento solar, capaz de moverse a una velocidad que va de los 250 a 1.000 kilómetros por segundo.

Este viento solar puede sortear los obstáculos que encuentra en su camino, como planetas, satélites naturales y artificiales y otros cuerpos espaciales, como asteroides y cometas.

El Centro de Clima Espacial y el Observatorio Solar y Heliosférico de la NASA documentaron en 2010, a través de imágenes y mediciones, varias de las mayores erupciones jamás registradas. La gran mayoría de estos datos puede encontrarse de forma gratuita en la página web www.spaceweather.com.

Efectos en la Tierra

“La buena noticia es que el planeta que habitamos se protege de los efectos de estas tormentas y vientos solares gracias a una capa llamada magnetosfera, que desvía las fuerzas magnéticas externas hacia los polos y hace que continúen su camino por el espacio sin ocasionar mayores daños.

La mala noticia es que en el actualidad se presume que esta capa pudiera tener un agujero similar al que hasta hace unos años tuvo la capa de ozono”, dijo Peñaloza-Murillo, que añadió que es muy poco probable que este hueco en la magnetosfera haya sido causado por la actividad humana, porque esta capa está a una altura mucho mayor de las que en algún momento han resultado dañadas por los gases invernaderos.

“Es interesante resaltar algo que no es desconocido para nosotros, y es que los daños presentes en la magnetosfera, en la capa de ozono, Sí son causados por el hombre que habita esta esfera Gea, y cómo? gracias a aquella sustancia que se produce al unir el phalo que es el padre, que es la representación de Dios, a el ano: es decir la unión homosexual, además de la continua fornicación y adulterio en el que viven la mayoría de las personas del común, el derramar el Semen en el caso de los hombres y el Vitrioluz en el caso de las evas.

Se hace menester, actuar ahora mismo, No derrame su energía genetika, No se masturben, No adulteren..”

“Sin embargo, si la fuerza magnética derivada de las tormentas solares tiene demasiada intensidad puede atravesar por completo la magnetosfera y ocasionar grandes daños en los sistemas de comunicaciones modernos, entre los que se incluye Internet, así como también los servicios de energía eléctrica. Incluso los sistemas de navegación de aviones en pleno vuelo o barcos en mitad del mar podrían verse interrumpidos. Una tormenta solar de grandes proporciones también podría afectar las operaciones de los satélites que se encuentran fuera de la Tierra”, señaló el experto venezolano.

A juicio de Peñaloza-Murillo, Venezuela presenta alta vulnerabilidad frente a la posibilidad de un evento de esta magnitud: “Aquí no tenemos un plan de contingencia para atender las consecuencias de fenómenos naturales que experimentamos prácticamente todos los años, como vaguadas e inundaciones, amén de fenómenos mucho más complejos, como tormentas solares. La verdad es que eso es algo que el Gobierno debería revisar con detenimiento”.

Fuente: El Nacional.

About Italamia, Tálsavek