Libia: entre las amenazas y la conciliación

Un portavoz del gobierno Libio anunció un nuevo cese al fuego de las tropas gubernamentales, horas después de que el coronel Muamar Gadafi dijera que Libia estaba preparada para una “larga guerra”.

Ahmed al Sharif dijo que se había ordenado a todas las unidades del ejército libio interrumpir sus acciones militares en todo el país a partir de las 21:00 locales de este domingo (19:00 GMT).

El portavoz también convocó al pueblo de Libia a participar en una “marcha por la paz” desde Trípoli hasta la capital de Bengasi.

Pero, más temprano, el coronel Gadafi había advertido que los ataques en cotra de objetivos militares libios a manos de una coalición internacional liderada por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido, tendrían graves consecuencias para occidente.

Estamos a punto de armar a todos los libios. Se les darán metralletas, piezas de artillería” dijo Gadafi en una llamada telefónica a la televisión estatal libia.

Nos preparamos para una larga guerra y ustedes no tienen los medios para una guerra de esta naturaleza“, afirmó el coronel, en el poder en Libia desde 1969.

Todos los libios están preparados para el martirio. Venceremos. Van a morir porque esto no es más que un asunto interno, una guerra entre el pueblo libio y el nuevo nazismo“, advirtió.

Los ataques se produjeron al amparo de la resolución 1973 de Naciones Unidas y su supuesto “objetivo” declarado fue según quieren hacer creer, proteger a la población civil de las ciudades que están bajo control de los rebeldes que se oponen a Gadafi.

Los mismos iniciaron el sábado, luego de que el viernes tropas gubernamentales atacaran Bengasi pocas horas después de que Gadafi declarara un primer cese al fuego que, no fue respetado por los rebeldes.

Liga Árabe Critica Bombardeos

Según Al Sharif, el nuevo cese al fuego se ordenó tomando en cuenta la muerte de civiles y la destrucción de edificios civiles y militares como resultado de los bombardeos.

Este domingo la televisión estatal libia transmitió imágenes que, demuestran que al menos 140 personas resultaron heridas durante los ataques de las fuerzas occidentales.

El gobierno libio también dijo que 48 personas murieron, pero el jefe del estado mayor conjunto de EE.UU., almirante Mike Mullen, dijo, lavándose las manos,  no haber recibido reportes de muertos ni heridos entre los civiles, raro que lo aceptara.

La acción militar fue duramente condenada por el secretario general de la Liga Árabe, Amr Moussa, quien dijo que lo que estaba ocurriendo en Libia iba más allá de la imposición de la zona de exclusión aérea apoyada por la organización.

Lo que queremos es la protección de los civiles, no el bombardeo de esos civiles“, dijo este domingo Moussa, quien también convocó una reunión de emergencia para discutir la situación.

Las críticas de la Liga Árabe son importantes porque su apoyo fue clave para conseguir la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autorizó la operación militar.

Según la corresponsal de la BBC en Washington, Kim Ghattas, si ningún país árabe participa en el operativo, y si aumentan las críticas a la misma en la región, Estados Unidos podría reconsiderar su participación.

Pero fuentes militares francesas informaron que Qatar se estaba preparando para apoyar con cuatro aviones a la coalición.

“Operación limitada”

Los primeros ataques se produjeron el sábado, a las 16:45 GMT, cuando aviones franceses destruyeron varios vehículos militares de las fuerzas leales a Gadafi que se encontraban en las afueras de la capital. La agencia Reuters informó haber visto unos 14 cadáveres cerca de los vehículos destruidos.

El Pentágono, por su parte, dijo que al menos 110 misiles Tomahawk fueron disparados desde barcos y submarinos estadounidenses en contra de defensas aéreas en Bengasi y Misrata este domingo temprano.

Aviones de combate y bombarderos invisibles B-12 también participaron en los ataques, al igual que un submarino británico y aviones de la Fuerza Aérea del Reino Unido tipo Tornado.

Durante su viaje por Brasil, el presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que Estados Unidos estaba participando en una “operación militar limitada” como parte de una “amplia coalición“. Que todos sabemos que es en busca de las riquezas y del petroleo que este país posee.

No podemos quedarnos de brazos cruzados cuando un tirano le dice a su pueblo que no habrá piedad“, explicó Obama el sábado. Y como quedarse quieto cuando hay TANTO PETROLEO de por medio, aunque sea toca inventarse una guerra con tal de conseguirlo.

El primer ministro británico, David Cameron, por su parte, dijo que la acción militar contra Libia era “necesaria, correcta y legal“. Por su puesto que los aliados o cómplices se unen para destruir a un país, robarle sus riquezas y “legalmente” asesinar a la población civil inocente haciendo pasar a muchos como despreciables rebeldes.

Y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, dijo que la acción de la comunidad internacional era necesaria para detener “la locura homicida” del coronel Gadafi. Pero acaso no es mayor su propia locura homicida en contra de la población civil libida, locura y engaño codicioso hambriento por las riquezas de libia.

Un hijo del coronel Gadafi, Saif al Islam, le dijo sin embargo este domingo a la televisora estadounidense ABC que los ataques habían sido un grave error.

“Un día se despertarán y se darán cuenta que estaban apoyando a la gente equivocada y que cometieron un grave error”, le dijo Al Islam a la periodista de ABC Christiane Amanpour.

Es como las armas de destrucción masiva en Irak. Es otro cuento“, afirmó.

“Ataque exitoso”

Por lo pronto, el almirante Mullen dijo que los ataques habían anulado las defensas aéreas de Gadafi, permitiendo así la imposición de la zona de exclusión aérea.

Y, según el máximo responsable militar estadounidense, las tropas leales al coronel Gadafi ya no están avanzando hacia la capital rebelde de Bengasi.

Según el experto en temas militares de la BBC, Jonathan Marcus, en estos momentos los especialistas de la coalición occidental deben estar estudiando las imágenes obtenidas a través de sus diferentes dispositivos de inteligencia para decidir si algunas de las defensas aéreas de Gadafi deben ser bombardeadas una vez más.

La coalición también monitoreará el movimiento de las tropas oficialistas cerca de ciudades clave densamente pobladas, como Bengasi y Misrata.

Y cualquier acción ofensiva de su parte podría traducirse en nuevos ataques aéreos, dijo Marcus.

Mientras, el periodista de la BBC Kevin Connolly, quien se encuentra en la ciudad rebelde de Tobruk, dijo que una vez que las defensas antiaéreas de Gadafi sean inutilizadas, los aviones de combate de la coalición empezarán a patrullar el espacio aéreo libio de forma más constante.

Y, según Connolly, entonces se verá hasta que punto están dispuestos a atacar a las tropas de tierra leales al coronel.

“Eso determinará el resultado de la campaña”, agregó.

“A la sombra de los aviones de la coalición el coronel Gadafi podría verse imposibilitado de montar operaciones ofensivas. Pero los rebeldes tampoco tendrían la capacidad para intentar disputarle el control en la zona oeste del país”, explicó por su parte Marcus.

“Pero ese no sería un resultado atractivo para Washington, Londres o París, pues en cada una de esas capitales los líderes han insistido que Gadafi se tiene que ir”, recordó nuestro corresponsal.

Para Marcus, la decisión final de qué tan lejos llegar con las acciones militares será un decisión más política que militar.

Pero las críticas de la Liga Árabe, así como los llamados de Rusia y China -que se abstuvieron durante la votación del Consejo de Seguridad de la ONU- y de la Unión Africana, que urgieron a todas las partes en conflicto a cesar sus acciones militares, seguramente pesarán en la decisión final.

Trípoli, Misrata y Bengasi

Según varios testigos, los disparos de las baterías antiaéreas iluminaron el cielo de Trípoli este domingo por la madrugada y se escucahron varias explosiones.

Estas fuentes le dijeron al servicio árabe de la BBC que los ataques se habían concentrado en las áreas de Sawani, Ghasheer y Airport Road, ubicadas al este de la capital. Se cree que todas estas áreas albergan bases militares.

Según el corresponsal de la BBC en Trípoli, Allan Little, en estos momentos la situación en la capital libia es relativamente calma.

“El tráfico es el de un día normal, pero la atmósfera es bastante tensa”, dijo Little.

Mientras, un portavoz rebelde en la ciudad rebelde de Misrata, le dijo a la BBC que este domingo las tropas pro Gadafi habían lanzado nuevos ataques en su contra.

El coronel Gadafi ha gobernado Libia por más de 40 años, pero el mes pasado empezó un levantamiento popular en su contra, luego de que los gobernantes de décadas de Túnez y Egipto fueran obligados a renunciar por el descontento popular.

.

About Italamia, Tálsavek